La mujer en el toreo: Caminando hacia la igualdad

La mujer en el toreo
Este 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Como entre otros tantos ámbitos, víctimas del machismo y del patriarcado, las mujeres también han tenido que luchar en defensa de la igualdad y de sus derechos en el mundo del toro. Un camino nada fácil y en el que todavía hay mucho por avanzar.

Coincidiendo con este día, en el que se conmemora la marcha de un grupo de obreras textiles en 1857  en Nueva York en protesta por las condiciones en las que trabajaban, en Datoros.com repasamos la historia de las mujeres en el toreo.

LOS INICIOS

Hace poco más de dos años, un estudio de Gonzalo Santoja, catedrático de Literatura Española en la Universidad Complutense de Madrid, desveló que los orígenes de la mujer en el mundo del toro se remontan a finales del Siglo XVII. Se trata de una pieza del Museo Arqueológico Nacional, un plato de loza de Talavera de la Reina, con la imagen de una alanceadora. En la misma se ve a la amazona sacando al caballo con soltura ante un toro en puntas.

Hasta el descubrimiento de Gonzalo Santoja, se creía que el toreo femenino comenzó en el Siglo XVII con Nicolasa Escamilla “La Pajuela”,  inmortalizada por Goya. Posteriormente, tras varias prohibiciones, hubo que esperar a que el Rey “Pepe Botella” levantase la mano en el Siglo XIX para para que las mujeres pudiesen torear, prodigándose “Las Mojigangas“. En ese siglo destacaron las toreras La Frascuela, Juana Bermejo, La Guerrita, La Fragosa y Petra Kobloski, pioneras de las cuadrillas femeninas.

COMIENZOS DEL SIGLO XX, REPÚBLICA Y FRANQUISMO

En 1908 se prohibió el toreo a pie femenino por ser “impropio y opuesto a la cultura y a todo sentimiento delicado”. Aquí surge la historia de María Salomé “La Reverte”, quien a comienzos de siglo gozaba de cierta expectación y que llegó a torear con Machaquito y Lagartijo. Para lograr burlar la prohibición, pasó a anunciarse en los carteles como Agustín Rodríguez. Y nació la leyenda. Los estudios nunca han aclarado si en realidad se trataba de un hombre que decidió torear vestido de mujer o una mujer que para poder seguir toreando optó por transformarse en hombre.

A partir de 1933, en plena República y no sin cierta polémica, las mujeres volvieron a torear, surgiendo la figura de Juanita Cruz. Debutó con picadores en Granada el 5 de mayo de 1935  y el 2 de abril de 1936 se presentó en Las Ventas.

Republicana, se tuvo que exiliar durante la Guerra Civil Española, y nunca más pudo volver a torear en España debido a la ley franquista que prohibía torear a pie a las mujeres. El resto de su carrera la tuvo que desarrollar en América, hasta su regreso a España en 1949 para dedicarse exclusivamente a su familia. Murió el 18 de mayo de 1981. Su dolido epitafio fue el siguiente: “A pesar del daño que me hicieron los responsables de la mediocridad del toreo en los años cuarenta-cincuenta, ¡brindo por España!”.

La estricta reglamentación española que no permitía la presencia femenina en el ruedo, hizo que surgiera lo que se conoció como “La Edad de Oro del rejoneo femenino”, con Conchita Cintrón a la cabeza. Está considerada como la rejoneadora más importante de toda la historia, logrando numerosos triunfos en la América Taurina que la bautizó como la “Diosa Rubia del Toreo”.

Gracias al papel de Marcial Lalanda, pudo hacer el paseíllo en España e incluso debutar en Las Ventas en 1945, pese a que le denegaron la posibilidad de torear a pie y usar el descabello para acabar con el animal.   Tan sólo lo hizo en festejos a puerta cerrada y en Melilla, hasta que en su despedida en Jaén el 18 de octubre de 1950 desafió la prohibición para torear con muleta un toro de Oliveira. Falleció el 17 de febrero de 2009.

ÁNGELA HERNÁNDEZ, TORERA FEMINISTA

La torera Ángela Hernández

Papel fundamental en los derechos de las mujeres en el mundo del toro fue el que tuvo Ángela Hernández. Pese a sus inicios como rejoneadora, su objetivo de torear a pie le llevó a denunciar ante los tribunales la prohibición nacida en los años 40. En 1974, el Ministerio de la Gobernación dirigido por Carlos Arias Navarro, decretó la suspensión del Reglamento Taurino que prohibía torear a pie a las mujeres desde hacía más de 30 años.

Ángela Hernández llegó a sumar más de 300 corridas de toros. A partir de esta importantísima batalla ganada surgieron otras toreras como Alicia Tomás, Mari Fortes, Maribel Atiénzar, Raquel Martínez… Lamentablemente, el pasado 1 de marzo Ángela falleció al sufrir complicaciones tras una operación de hombro.

ÉPOCA ACTUAL

La visibilidad de la mujer en el mundo del toro aumentó a finales del Siglo XX gracias a Cristina Sánchez, que en 1996 tomó la alternativa en Nîmes de manos de Curro Romero y José María Manzanares. Dos años después, se convirtió en la primera mujer en la historia en confirmar en la plaza de toros de Las Ventas y la primera en salir a hombros. Hubo que esperar hasta 2011 para que Conchi Ríos lograrse algo para la historia: Ser la primera mujer en desorejar a un animal en Las Ventas.

You may also like...